Hall Central Estación Constitución

Patrimonio Arquitectónico.

 

 

 

 

 

!! Patrimonio en Peligro !!

Agradecemos al Arq. Fabio Grementieri nos haya facilitado el documento que él mismo realizó, respondiendo a una convocatoria del Icomos internacional y su programa Heritage at Risk.

Emergencia patrimonial en Argentina
Pedido de Asistencia Internacional

Informe elevado al "Comité de Patrimonio en Peligro" del Icomos Internacional (Consejo Internacional de Monumentos y Sitios – Organismo afiliado a la UNESCO)

"Prólogo para extranjeros"

La situación del patrimonio cultural inmueble de la Argentina, parte importante de los recursos culturales del país, puede ser considerada la peor en América Latina.
De alguna manera, la situación es comparable a cuestiones como la violación de los derechos humanos o la dilapidación de los recursos naturales y plantea la necesidad de compromiso y asistencia internacional.

Síntesis de la cuestión

Debe aclararse que parte del Patrimonio Argentino seriamente amenazado es también importante a nivel internacional.
Los edificios y sitios más valiosos del país, especialmente en Buenos Aires, se encuentran en grave riesgo de perder su integridad y autenticidad patrimonial debido a múltiples causas:

  • Falta de una correcta apreciación de los valores históricos y estéticos del patrimonio arquitectónico debido al escaso y fragmentario desarrollo de la investigación y educación en el campo de la historia del arte y la historia de la arquitectura.
  • Persistencia de prejuicios estéticos y éticos sobre la mayor parte del patrimonio arquitectónico de fines del siglo XIX y principios del siglo XX, considerado como mero "pastiche" imitativo o puro reflejo de "imperialismo cultural".
  • Difusión amplia de incorrectas teorías y prácticas de preservación del patrimonio arquitectónico donde el reciclaje intensivo y extensivo se impone y las demoliciones son de rigor.
  • Intenso "lobby" de corporaciones profesionales de la arquitectura, de la ingeniería y del urbanismo para evitar prácticas conservacionistas, para comunicar falsas políticas de conservación y para imponer prácticas de reciclaje y reutilización sin controles o restricciones.
  • Establecimiento de premios a la preservación del patrimonio arquitectónico que consagran incorrectos o destructivos proyectos de preservación generalmente asociados con desarrollos comerciales abusivos
  • Extensa difusión de proyectos de reciclaje basados en la abusiva transformación de las mejores piezas arquitectónicas del país
  • Generalizada falta de conciencia sobre la necesidad de verdaderas y correctas políticas y prácticas de conservación
  • Ineficiente, escasamente profesional, extremadamente politizado, y escasamente transparente tutela y manejo del patrimonio arquitectónico por parte de organismos nacionales como la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos, o locales como la Secretaría de Planeamiento de la Ciudad de Buenos Aires.
  • Escasas posibilidades de oposición o modificación del estado de la cuestión sin acendradas posiciones como un enérgico activismo preservacionista.
  • Ineficiente y muy débil presencia de las escasas ONG´s involucradas en la preservación del patrimonio arquitectónico.

Algunos hechos y ejemplos

Situación actual

A nivel Nacional

La Lista de Monumentos y Lugares Históricos Nacionales incluye menos de 400 edificios y sitios. La mayoría de ellos son edificios o sitios de la época pre-colombina o colonial, y parte de ellos son campos de batalla o tumbas vinculados a hitos en la historia "événementiielle" del país

La Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos, creada a partir de la ley de preservación fundamental sancionada en 1940, no funciona como debería hacerlo. El organismo tiene enormes dificultades para reconocer el valor histórico, estético o cultural de las más importantes piezas arquitectónicas del país, apenas si practica laxos controles sobre intervenciones u obras en edificios y sitios declarados Monumento o Lugar Histórico y prácticamente no interviene en el caso de edificios públicos de más de 50 años como indica la Ley y, de manera perversa, procede a declarar Monumento Histórico Nacional a edificios de alto valor sólo después que han sido seriamente alterados o parcialmente demolidos.

A nivel de la Ciudad de Buenos Aires

En el caso de la Ciudad de Buenos Aires, todas las políticas de preservación y la administración del patrimonio arquitectónico son exclusiva responsabilidad de la Secretaría de Planeamiento donde una pequeña oficina se ocupa de la cuestión.
No existe legislación específica sobre preservación más allá de un capítulo dentro del Código de Planeamiento Urbano que define Áreas de Protección Histórica y Catalogaciones de edificios dentro de categorías poco adecuadas para una efectiva protección. Solo tienen vigencia legal una sola Área de Protección Histórica y poco más de 200 edificios catalogados, sin protección alguna para los edificios monumentales más valiosos.

En general, los proyectos arquitectónicos y urbanos desarrollados por la Secretaría de Planeamiento Urbano y otros organismos de la ciudad, tanto en propiedades propias como en el espacio público, no tienen en cuenta la variable patrimonial produciéndose graves lesiones a la integridad y autenticidad del patrimonio de la ciudad y fuerte impacto ambiental.

La transparencia no es práctica habitual en la gestión y administración del patrimonio arquitectónico ya que no existen mecanismos como las audiencias públicas para la discusión y aprobación de proyectos de renovación y restauración sobre edificios legalmente protegidos o sobre aquellos de valor que no tienen protección pero son presentados a la Secretaría de Planeamiento para su aprobación. Estas aprobaciones se realizan a través del Consejo Asesor de Planeamiento Urbano (CAPU), el que no está integrado por especialistas en patrimonio, y cuyos dictámenes son vinculantes. Por el contrario, los dictámenes del Consejo Asesor de Asuntos Patrimoniales (CAAP), integrado por representantes de distintos organismos e instituciones especializadas o con incumbencia en la materia, no son vinculantes. Pero además a este Consejo, que aparece como mero foro de opinión, no son elevados muchos proyectos sobre edificios y áreas de gran valor patrimonial.


Informe elevado al "Comité de Patrimonio en Peligro" del Icomos Internacional (Consejo Internacional de Monumentos y Sitios – Organismo afiliado a la UNESCO)

Consecuencias
Enciclopedia de depredaciones

En el pasado reciente (1997-2000) se han producido numerosos y graves casos de destrucción, depredación y mutilación del patrimonio arquitectónico más valioso de país, entre los cuales se pueden señalar:

Destrucciones recientes:

  • Silo Bunge & Born (1904, Buenos Aires):
    el más importante silo de Latinoamérica y uno de los más significativos del mundo (por sus valores históricos, estéticos, constructivos y estructurales), que fuera publicado en libros claves de maestros de la arquitectura moderna como Walter Gropius y Le Corbusier, fue demolido en 1998 por las autoridades de la ciudad y de la Corporación Puerto Madero como parte del proyecto de reciclaje del área.

  • Sede Central del Banco Español (1905, Buenos Aires):
    Decisiva pieza de la arquitectura bancaria del centro de la ciudad, máximo exponente de la tipología dentro de la arquitectura "Beaux Arts" del país, componente fundamental del paisaje urbano del sitio y complemento inseparable de dos Monumentos Históricos Nacionales adyacentes (la Iglesia de La Merced y la sede central del ex Banco de Londres) fue completamente demolido salvo dos trozos de la fachada para construir una torre para el Banco de Galicia. El proyecto fue aprobado por la Secretaría de Planeamiento Urbano de la Ciudad de Buenos Aires aduciendo que el proyecto era un gran aporte al paisaje urbano del microcentro y a la puesta en valor del área preservando la memoria del edificio.

Demoliciones y reciclajes abusivos:

  • Mercado de Abasto (1929-32, Buenos Aires):
    Edificio excepcional compuesto por dos extraordinarias estructuras: el Mercado Viejo, el más importante mercado metálico de la ciudad –testimonio cumbre del desarrollo de la metalurgia argentina- y el Mercado Nuevo, el más notable mercado realizado en hormigón armado en el mundo. El primero fue casi completamente demolido y el segundo fue parcialmente demolido y atiborrado con varios pisos de locales comerciales, arruinando completamente el magnífico espacio interior. No existió control alguno del proyecto salvo aquellos estipulados por el Código de Planeamiento y el de Edificación. El responsable del diseño fue un estudio de arquitectura norteamericano que en su país ganara los máximos reconocimientos por sus intervenciones en el patrimonio arquitectónico de mayor valor como el Faneuil Hall en el Puerto de la ciudad de Boston. Consumada la obra, la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos Monumentos ha decidido declararlo Monumento Histórico con las consecuentes desgravaciones impositivas para el propietario (IRSA).



  • Banco de Londres, actual Banco Hipotecario (1960-66, Buenos Aires):
    Considerada por la crítica local e internacional como una de las más valiosas piezas de arquitectura brutalista a nivel internacional, como la obra maestra de la arquitectura argentina, o como la mejor obra realizada durante la década de 1960 en el mundo, fue recientemente identificada por la Exposición Retrospectiva de la Arquitectura del siglo XX organizada por el MoCA (Museum of Contemporary Art) de los Angeles, como la más importante obra de la Arquitectura Latinoamericana l siglo XX. A pesar de estos valores, el edificio fue recientemente renovado de manera agresiva y depredatoria, lesionando definitivamente su integridad, autenticidad y carácter original. Como ningún organismo gubernamental o no-gubernamental, ninguna institución o medio de prensa objetaba el proyecto se intentó una campaña relámpago internacional para advertir a las autoridades nacionales y locales y solicitar la detención de las obras y proceder a una cuidadosa preservación. La iniciativa lamentablemente no tuvo respuesta por parte de las más de veinte autoridades a las que se apeló. Una vez terminadas las obras la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos Monumentos decidió declarar al edificio Monumento Histórico Nacional con las consecuentes desgravaciones impositivas para el propietario (IRSA).

  • Líneas de Subterráneos (1908-38, Buenos Aires):
    El sistema de líneas de subterráneos de la ciudad, que incluye la primer línea construida en Latinoamérica, tiene la mayoría de sus estaciones enriquecida por revestimientos y murales cerámicos firmados por diversos e importantes artistas argentinos y españoles que forman un notable conjunto arquitectónico donde están representadas distintas tendencias arquitectónicas y tecnologías constructivas. Las líneas construidas en las décadas del veinte y treinta presentan una excepcional combinación de estética racionalista y neocolonial, constituyendo un caso único el ámbito de sistemas de transporte subterráneo a nivel internacional. Todas las estaciones están siendo renovadas de manera depredatoria sin considerar sus valores históricos o artísticos. No hay controles a nivel de preservación del patrimonio en el ámbito de la ciudad, y a nivel nacional, la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos concretó una declaratoria parcial de algunas estaciones cuando estaban adelantadas las obras de renovación y reciclaje. En la actualidad, dicho organismo y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires solo ejercen laxos controles sobre los proyectos y las obras, en general sobre la línea más antigua y las estaciones más notables. Así se han perdido extensas áreas de revestimientos, se alteraron las configuraciones espaciales, colores, equipamiento, señalética, entre otros con la completa desfiguración del carácter original de la arquitectura del sistema.
  • Sociedad Rural (1900-1930, Buenos Aires):
    El conjunto de la Sociedad Rural formaba parte, históricamente, del Parque de Palermo. Así se definía la ocupación del predio, con preponderancia de espacios vacíos y pabellones de volumetría recortada, dejando libre una ancha franja sobre la Avenida Sarmiento. Los pabellones subsistentes son los últimos vestigios de la Exposición Internacional del Centenario y representan una interesante variedad estilística. Luego de un controvertido proceso de venta, se definió un proyecto Sociedad Rural Argentina - Pabellón Frersde renovación y transformación del predio en centro de convenciones y entretenimientos que desfiguró completamente el ambiente y la espacialidad originales, asfixió a los pabellones históricos y construyó edificios de baja calidad de diseño ocupando el borde de la Avenida Sarmiento. Este proyecto fue lamentablemente aprobado por la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos y la Secretaría de Planeamiento de la Ciudad de Buenos Aires. Así se arruinó un eje Monumental Urbano y Paisajístico de características únicas en la Argentina por sus excepcionales valores históricos, estéticos y ambientales que constituía la única perspectiva -verificable desde la Plaza Italia hacia el río- de la ciudad de Buenos Aires cuyo aspecto no había variado en más de cien años.

Proyectos depredatorios en riesgo de realización

  • Villa Ocampo (1890-1940, San Isidro, Provincia de Buenos Aires):
    Propiedad de la UNESCO desde 1973, donada por Victoria Ocampo, el conjunto tiene extraordinarios valores culturales, históricos, estéticos, arquitectónicos, paisajísticos y ambientales a nivel nacional, regional y mundial. La casa, sus interiores, colecciones, patrimonio bibliográfico y paisajístico es probablemente el único sitio en el mundo que refleja, de manera tangible, la evolución cultural y estética desde el historicismo hacia la modernidad y el reflujo post-modernista.
    En 1997 un agresivo proyecto de reciclaje y reuso impulsado por el Gobierno Argentino y aceptado por la UNESCO puso en grave peligro el conjunto. Solamente la activa oposición de un grupo de ciudadanos logró impedir su concreción: Pero varios sectores gubernamentales y no gubernamentales parecen no haber resignado aún la posibilidad de su realización, buscando apoyo internacional para sustentarlo y sobre la base de una obstinada incomprensión del altísimo valor patrimonial del conjunto.

  • Estaciones Terminales del Ferrocarril (1875-1955, Buenos Aires):
    Cada una de las seis principales terminales del ferrocarril de la ciudad de Buenos Aires es un valioso edificio en si mismo, pero también conforma, en el centro de una sola ciudad, un excepcional panorama de casi 100 años de civilización ferroviaria en la Argentina y en el mundo.
    Son testimonio terminal de una red que por su extensión alcanzó el quinto puesto en el mundo y las más importantes obras que modelaron el territorio de la ciudad definiendo la fisonomía de distintos sectores de la misma mediante decenas de kilómetros de trincheras y viaductos, innumerables puentes y también túneles.

    La estación Constitución por ejemplo es una inusual sobreposición de tres estructuras arquitectónicas que reflejan diferentes períodos de la cultura arquitectónica británica. La estación Retiro del ferrocarril Mitre es considerada el más refinado y sofisticado diseño que alcanzó la tipología antes de la Primera Guerra Mundial y la más importante estación de estilo eduardiano en el mundo. Estación Terminal Constitución

    En 1999 el Enabief realizó licitaciones para concesionar cinco terminales sin tener en cuenta la variable patrimonial y sin lineamientos para las intervenciones teniendo como resultado proyectos de reciclaje y restauración -propuestos por los concesionarios- que afectarán gravemente la integridad y autenticidad patrimonial de los edificios. Dichos proyectos fueron aprobados por la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos, quien los evaluó sin exigir la documentación necesaria y apremiada por las autoridades del Enabief para aprobarlos rápidamente. Tanto es así que el documento autorizante de las obras en Once y Constitución señala que "...la Comisión coincide con el Enabief respecto de la urgencia en iniciar las obras...." y más adelante, respecto de la última estación dice "...esta Comisión aprueba el proyecto pero recomienda demoler lo estrictamente necesario...".
    Estación Terminal RetiroEsta laxitud es también aplicada en la revisión de los pliegos técnicos de restauración, con graves defectos y fuera de criterios internacionales de preservación del patrimonio monumental, donde la Comisión no cambia ni corrige siquiera una coma. La ligereza y superficialidad de la Comisión para actuar en el caso de las estaciones, como en otros muchos casos, parte de cuestiones básicas como la incorrecta identificación y apreciación de nuestra arquitectura más valiosa. Tómese como ejemplo que no consideraba oportuno –antes de los procesos licitatorios- declarar a la estación Constitución Monumento Histórico Nacional por su falta de unidad estilística. Y es precisamente esta característica, fruto de la superposición de construcciones de distintas épocas –testimonios del desarrollo de la arquitectura ferroviaria por medio siglo- junto a otras varias, las que hacen de dicha estación un monumento excepcional y único del país y del continente. Sólo recientemente la Comisión ha recapacitado sobre su negativa y está contemplando la declaratoria del edificio para equiparar los beneficios impositivos con aquellos que obtuvo el concesionario de Retiro. La falta de consideración de la variable patrimonial dentro de los procesos licitatorios, y el alejamiento de criterios internacionales de conservación por parte de la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos

    Las varias voces que claman por una correcta preservación de las estaciones mediante una modificación de los proyectos reasignando los recursos disponibles parecen no querer ser escuchadas o tenidas en cuenta. Diversas presentaciones ante el Defensor del Pueblo de la Nación no han sido respondidas. La depredación acecha estos monumentos.

  • Palacio Duhau (1932, Buenos Aires):
    Una de las mejores residencias de la "Belle Epoque" porteña, el conjunto del edificio, sus interiores y su jardín conforma con las dos propiedades adyacentes -también de altísimo valor patrimonial- un repertorio único de la evolución de la arquitectura de la ciudad entre 1890 y 1940.
    Constituye además, la última cuadra sobreviviente del ordenamiento urbano y ambiental de la Avenida Alvear en su esplendor original. Y también aparece como pieza irreemplazable de la culminación de la influencia francesa sobre la arquitectura argentina. El proyecto de reciclaje y nuevas construcciones pretende instalar un shopping, salones de fiestas y hotel consiste en demoler completamente los interiores del palacio para instalar locales comerciales, la destrucción del jardín para construir un nivel de shopping, otro nivel de salones de fiestas y cuatro niveles de cocheras ocupando toda la superficie del terreno, todo ello sobre la base de excepciones al Código de Planeamiento Urbano vigente. La Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos Monumentos ha decidido declararlo Monumento Histórico, proceso que demandará bastante tiempo, durante el cual el propietario (Grupo EXXEL) podrá realizar las obras sin control alguno por parte del organismo, coronando el emprendimiento con las consecuentes desgravaciones impositivas devinientes de la declaratoria.
  • Museo de Ciencias Naturales (1882, La Plata, Provincia de Buenos Aires):
    Conjuntamente con la Casa Curutchet de Le Corbusier –la única obra del maestro suizo-francés en Latinoamérica– el museo es la obra más valiosa del patrimonio arquitectónico de la ciudad y el edificio diseñado para museo más valioso que tiene la Argentina. Debe considerarse la quintaesencia de la tipología para museos de ciencias naturales del siglo XIX, es uno de los pocos, probablemente el único en su tipo preservado casi intacto (entorno, edificio, equipamiento y colecciones) Recientemente la Universidad de La Plata preparó un agresivo proyecto de reciclaje y ampliación que destruiría completamente la integridad y autenticidad de un conjunto único, irremplazable testimonio de una época. De no haber sido por activistas ecologistas, que protestaron e interpusieron un acción legal para no talar los árboles del bosque circundante para hacer lugar a las nuevas construcciones agregadas, el proyecto hubiese seguido adelante. El peligro sigue vigente ya que la Universidad insiste con la realización de proyecto, con apoyo o aquiescencia de la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos, autoridades provinciales, locales y organismos no gubernamentales.
  • Casino, Hotel Provincial y rambla (1940-1946, Mar del Plata, Provincia de Buenos Aires):
    Sistematización urbana de carácter monumental construida durante la segunda Guerra Mundial, puede ser considerada la culminación, a nivel internacional, de la arquitectura académica de entreguerras. Constituye además una tipología arquitectónica sin precedentes y una de las más logradas combinaciones de tradición y modernidad dentro de la arquitectura mundial del período.
    A pesar del reiterado reclamo de distintas entidades y profesionales especializados para la declaratoria del Conjunto como Monumento Histórico Nacional, la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos rechazó el pedido aduciendo razones "políticas", justo en el momento que el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires lanzaba la licitación para concesionar el Hotel Provincial.
  • Palacio de Justicia (1904-1944, Buenos Aires):
    Emblema arquitectónico de uno de los tres poderes que gobiernan la Nación, este magnífico ejemplo de arquitectura "Beaux Arts" puede ser considerado el eslabón final en la evolución de una tipología arquitectónica característica del siglo XIX, donde la tradición académica alcanza la máxima tensión en la ecuación compuesta por funcionalismo y estándares de composición tradicional. Constituye además, el mayor edificio de la ciudad que ostenta frentes exteriores e interiores realizados con una técnica y artesanía única y característica de la cultura arquitectónica argentina: el revoque símil piedra, resultante de la combinación del artesanado del estuco traído por la inmigración italiana y la admiración por los materiales y formas de la arquitectura francesa.


    El proyecto de restauración lanzado por la Suprema Corte de Justicia, aprobado por la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos contiene múltiples vicios e irregularidades técnicas y de procedimiento que afectarán seriamente la integridad de este Monumento Histórico Nacional. Algunas escasa voces denunciaron este grave riesgo solicitando las modificaciones necesarias. La Suprema Corte de Justicia nunca respondió. La intervención del Defensor del Pueblo de la Nación no tuvo efecto alguno y el proceso licitatorio sigue en marcha, con lo que las obras comenzarán en el corto plazo.
Arq. Fabio Grementieri
Prov. de Buenos Aires - Argentina
PATRIMONIO > 
ARQUITECTURA EN LINEA© 2000