ARQUITECTURA
SUSTENTABLE

 

UIA Berlin Ponencia
Resource Networks in New Buildings
Workshop 02
Bruno Stagno
Julio 2002

Diseñando y Construyendo en el Trópico

Una arquitectura de Recursos

El tema general de este congreso Resource Architecture incluye el tema de los recursos energéticos, culturales y también de diseño. Resource Architecture demanda una respuesta a como la arquitectura, el diseño urbano y el paisajismo pueden contribuir a una estrategia de desarrollo global destacando los valores culturales, respetando la diversidad y a la vez buscando construcciones sostenibles y ambientes habitables. La aplicación de estos conceptos fortalecerá las culturas consideradas marginales y alentará un diálogo universal que resulte en una mayor identidad, comprensión y tolerancia.

Mostraré mis proyectos de un arquitecto que trabaja en el trópico, en un país en desarrollo y voy a responder a las interrogantes que plantea este Congreso con una propuesta enfocada en la urgente necesidad de fortalecer las arquitecturas de diferentes latitudes, como una contribución para acercarse a un respetuoso equilibrio cultural planetario.
Me concentraré en solo dos recursos estratégicos de diseño que son determinantes en la arquitectura de los trópicos.
El primero se enfoca en aspectos culturales y el segundo en aspectos específicamente arquitectónicos. Me refiero un nuevo concepto del espacio para la arquitectura contemporánea de la "dish culture", y de la sombra como la gran calificadora de la arquitectura tropical y como su mejor recurso de energía pasiva.

El Espacio Contemporáneo como Recurso de Diseño

La concepción del espacio-tiempo de 4 dimensiones que caracterizó a la Arquitectura Moderna ha cambiado. Hoy el sentido que tiene el espacio en la cultura mundial de la comunicación ("dish-culture") es diferente, pues mediante las ventanas de la TV, del e-mail, del internet y de otros aparatos podemos navegar en la virtualidad, transportarnos a otras latitudes y de paso enriquecer nuestra realidad inmediata. Cuando estamos frente a esas pantalla nos comunicamos con una realidad mediatizada a través de esas "ventanas" y que se suma a nuestro entorno. Esto tiene una consecuencia directa para el sentido del espacio arquitectónico.

Esta posibilidad, totalmente nueva, es característica de nuestra época, actualiza el sentido del espacio, tiene un enorme potencial como recurso de diseño y a la vez supera la concepción del espacio-tiempo de la Arquitectura Moderna. Hoy nos hemos acostumbrado a percibir por las "ventanas" imágenes que se sobreponen y que conviven con las de nuestro entorno inmediato, creando en nosotros una especial y nueva sensibilidad de asociación.

Así como desde los inicios del siglo XX el concepto moderno del espacio-tiempo generó nuevas formas arquitectónicas que fueron válidas por varias décadas, desde hace unos pocos años, ciertos avances tecnológicos y cambios culturales han hecho evidente la necesidad de una nueva definición del espacio. Es decir que es necesario considerar, una vez mas en la historia de la arquitectura, el sentido del espacio. Me refiero a su sentido cultural, a su novedad, a su nueva modalidad de percepción y también como un medio para introducir la actualidad en la arquitectura. La introducción de la actualidad mediante la concepción cultural del espacio resulta más efectiva que hacerlo mediante la pretendida introducción masiva y generalizada de la tecnología de vanguardia en el planeta, pues sencillamente no todos tienen el acceso a ella.
Si tratamos de buscarle un sentido al espacio arquitectónico del inicio del siglo XXI, sería interesante establecer como el acceso masivo hacia los mundos virtuales ha influido en su caracterización. Hace ya unas décadas la realidad era concebida de una manera estática, es decir, como un reflejo de nosotros mismos (espejo) y luego de una manera dinámica, es decir, como una proyección hacia otros horizontes (ventana). Hoy la concibo como un espejo que es a la vez una ventana, es decir un espejo con una abertura en el centro por el que se puede mirar. En un espejo así nos reflejamos en nuestra realidad y a la vez por la ventana percibimos otros horizontes, es decir que estamos sintetizando sensaciones simultáneas con situaciones espaciales ambiguas.

Con la metáfora del espejo-ventana he querido expresar la existencia de un tiempo virtual que coexiste con un tiempo real y la relatividad de las dimensiones del espacio ya que el espacio cercano se redimensiona y se sobrepone con el lejano. El tiempo deja de existir cuando nos reflejamos en el espejo y simultáneamente estamos percibiendo las imágenes de la ventana, o sea que en un mismo instante estamos percibiendo dos mundos sin desplazarnos. Es decir que estamos inmersos en una situación espacial ambigua en la que hay continuidad del espacio frente al espejo con el espacio detrás de nosotros y con el espacio distante que se ve por la ventana. Este espacio continuo relativiza el sentido de lugar otorgándole una connotación de pluralidad.

Podemos concluir que nuestra situación está regida por los conceptos de simultaneidad y de ambigüedad. Trasladando esta reflexión a la arquitectura se puede concluir que dentro de este continuo espacial los límites existen, pero son límites anchos en los que se funden los contextos. También la ambigüedad surge en las vivencias como el resultado de la asimilación de otras identidades y la simultaneidad como el resultado de percibir diversas imágenes en un mismo instante.

En la arquitectura, la ambigüedad del espacio y la simultaneidad del tiempo se convierten así en una experiencia nueva que tiene el potencial de crear en los edificios una atmósfera de gran riqueza en la que el hombre se siente inmerso y su espíritu estimulado con sensaciones inefables. Hoy más que nunca el espacio arquitectónico se convierte en el "lugar de todas las dimensiones".

Los reflejos, difíciles de captar en fotografía, son imágenes del mismo edificio o del entorno que se proyectan sobre las superficies brillantes y que enriquecen la experiencia del espacio, saturándolo con imágenes insólitas y simultáneas con las reales. Esta asombrosa vivencia de múltiples visiones, colma el espacio con sutilezas e incorpora lo ambiguo y lo simultáneo.

Concebido de esta manera el espacio arquitectónico da la oportunidad de crear edificios carentes de solemnidad porque sus espacios no son estáticos ni simétricos, ni tienen una sola lectura y porque sus límites son a veces planos virtuales de sombra o de luz. Estos espacios cobijan y a la vez se abren, son claros y a la vez están en sombra, enfocan el paisaje y a la vez le sobreponen un reflejo de otra imagen. En síntesis, son espacios que convocan alternativas y que suman posibilidades.

A la Luz de la Sombra

En el trópico el recurso más abundante es el sol y diversas tecnologías han aprovechado su potencial energético con gran éxito. Sin embargo me parece que como recurso de diseño, mas que la luz solar es la sombra la que aporta la connotación en la arquitectura de la latitud tropical.

La luz ha sido para la arquitectura un elemento fundamental. Si bien es cierto que la luz es una modeladora del espacio, es incuestionable que la sombra lo es de igual manera. Especialmente en el trópico donde la sombra es la que convoca y condiciona el comportamiento. Así como la luz es fuente de calor y por eso reúne en ciertas latitudes, en el trópico es la sombra la que convoca creando la ocasión para los actos al establecer lugares con su frescura.

En las latitudes secas y calientes, por ejemplo en del norte de Africa, se busca crear espacios cerrados y amparados por muros para conservar la frescura interior. En estas arquitecturas de muros se expresa una oposición entre luz y sombra, en ellas la relación espacial entre interior y exterior es por las aberturas en los gruesos muros; por ellas penetra la luz iluminando a la vez el espesor del muro. En estos casos el límite interior-exterior tiene espesor.

En otro ejemplo, en la arquitectura de Mies van der Rohe, en la que predominan los planos horizontales del techo y del piso, el espacio resbala hacia el exterior fugándose hacia la luz. En estas arquitecturas el límite es la diferencia de claridades.

Así como en el clima seco la arquitectura es de muros, en la latitud tropical, la arquitectura es de techos. El techo tropical es un parasol, a diferencia de otros que son una tapa sobre los muros. Si el alero avanza tan lejos es debido al clima que demanda una protección contra el sol y la lluvia. En el trópico se busca ventilar la sombra para bajarle la temperatura y reducir la humedad para lograr el bienestar. La luz caliente asociada con la humedad produce un aire de sopor que solo la ventilación y la sombra neutralizan. Para eso se eliminan los muros y se agrandan las aberturas para que la brisa pase sin obstáculos. Así la sombra se convierte en el principal recurso de energía pasiva pues ayuda al bienestar.

Los espacios interiores abiertos, pero cubiertos por grandes techos, tienen su interés en el conjunto de sombras y de luces difusas que son el factor esencial de la belleza de estos edificios. En ellos conviven la profundidad, los reflejos, los velos, los claroscuros y las claridades atenuadas como especificidades de la sombra.

La transición entre la luz intensa y cruda del exterior y la sombra en el interior mediante los aleros, pérgolas y otros elementos produce una intermediación de claroscuros, que hacen que la sombra interior se perciba como una sombra rodeada por semisombras. Estas semisombras son un límite, que tiene espesor, es ancho y de dimensiones considerables con su universo de luces, sombras y también vivencias, se convierte en un tema importante de diseño para resolver la transición adentro-afuera. Es más, esta transición es una oportunidad para caracterizar la arquitectura tropical más allá del gran paraguas tradicional, y convertirla en una entidad arquitectónica. Es allí en este espacio donde se refresca el edificio, donde se elimina el encandilamiento, donde la sombra invade las aberturas y donde la brisa se orienta para mejorar la ventilación.

Este tipo de límites, son espacios en los que predomina un juego barroco de semisombras en transparencias.
Se trata de entidades arquitectónicas ambiguas y simultáneas que se interponen entre la luz exterior y la sombra interior.

La sombra como una necesidad milenaria y el espacio ambiguo y simultáneo como actualización, son recursos estratégicos de diseño que unidos a la ventilación, al techo, a los aleros, a la vegetación dan identidad cultural y caracterizan la arquitectura tropical.


 

 

Bruno Stagno, Arquitecto
San José, Costa Rica, abril 2002

BRUNO STAGNO
Nace en Santiago de Chile. Reside en San José, Costa Rica desde 1973.
Nacionalidad: Costarricense
ESTUDIOS DE ARQUITECTURA
Pontificia Universidad Católica de Chile (1962/67). École des Beaux Arts UP6, París, Francia (1969/72).
PRACTICA
En Francia 2 años terminando y dibujando el Proyecto de Le Corbusier "Église de Firminy", con J. Oubrerie, 1969/71.
En Costa Rica Práctica privada desde 1973, diseñando casas, oficinas, edificios, bancos, colegios, fábricas.
Director Fundador del Instituto de Arquitectura Tropical, San José, Costa Rica, 1996.
PUBLICACIONES
Nuestra obra ha sido publicada en revistas especializadas en: Alemania, Argentina, Brasil, Chile, China, Colombia, Costa Rica, Cuba, España, Estados Unidos, Holanda, Inglaterra, Italia, Malasia, México, República Dominicana.
LIBROS
- Bruno Stagno, Arquitectura para una Latitud, Ed. Menhir Libros, México, 1997. (autor)
- Bruno Stagno, An Architect in the Tropics, Asia Design Forum Publications, Malaysia, 1999. (autor)
- Tropical Architecture Critical Regionalism in the Age of Globalization, editado por Alexander Tzonis, Liane Lefaivre y Bruno Stagno. Wiley-Academy. Londres, 2001.
DISTINCIONES
- 6 Premios en Bienales en América Latina.
- Proyecto seleccionado en concurso de contrapropuestas Bauakademie, Berlín, 1995.
- Nominado finalista al "Premio Richard Neutra", U.S.A., 1996.
- Premio, Fundación Príncipe Claus para la Cultura y el Desarrollo, Holanda, Diciembre, 1997.
- Chevalier de L'Ordre des Arts et des Lettres, Condecoración del Gobierno de Francia, París, 1998.
- Beca John Simon Guggenheim Memorial Foundation, New York, 1998.

Bruno Stagno San José, Costa Rica
Año 2002


Una producción de Arquitectura en Línea®
www.arquitectura.com - ©1996-2006
info@arquitectura.com