ARQUITECTURA
LATINOAMERICANA
OBRAS
VIVIENDA
 

 
Serrano 2378
Pablo Tomás Beitía, arq.

Proyecto y direccion de obra :
Pablo Tomas Beitia.
 
Año de Proyecto:
1987
 
Terminación de obra
1994
 
Superficie de obra
780 m2


PLANTEO GENERAL DEL PROYECTO.

1-1 Elementos del programa
A los usos habituales en vivienda unifamiliar se agregan en Serrano 2378,algunos requisitos adicionales: Cocheras para dos autos,motocicletas y guarda temporaria de un trailer para caballos; taller de herramientas; gimnasio;sauna;biblioteca;estudio para artes y oficios y la sectorización de áreas útiles en terraza para usos familiares y de servicio.

1-2 Condicionantes de implantación:
1-2-1Edificios linderos sobre la calle Serrano que ocupan sus respectivos terrenos con cerca de 10m de altura promedio y restringen las aperturas sobre el perímetro. En obraAportan, no obstante, unidad de escala y de lenguaje sobre la Línea Municipal.
1-2-2 Un bloque de viviendas en altura de gran tamaño, lindante al fondo, que obstruye el asoleamiento durante la tarde y vuelca sobre el lote las visuales de todas las unidades que lo integran. Libera una franja de terreno ajardinado que permite visuales a la calle Güemes y luminosidad natural desde el Norte, en el contrafrente.
1-2-3La orientación ESE sobre la calle Serrano; es favorable en el frente algunas horas de la mañana y otorga asoleamiento sobre las cubiertas desde el ENE hasta pasado el mediodĦa.

1-3 -Organización del planteo: conjuntos proyectuales.
1-3-1Accesos diferenciados desde la calle con derivaciones interiores en recorridos de distinto grado de privacidad y tratamiento ambiental. La entrada principal es por un vestíbulo, en el centro de la fachada, que comunica con la recepción a +1.00 m; la puerta de calle está flanqueada a la derecha por un doble portón de cochera de idéntica resolución a la reja que controla el ocasional ingreso del trailer o motocicletas por la izquierda, desde allí existe paso directo cubierto, adyacente al patio principal de la casa, hacia los usos de planta baja y subsuelo. En el centro del proyecto un ascensor comunica las cocheras con todas las plantas y la terraza; es un dispositivo de servicio para abastecimiento y tareas generales de limpieza y mantenimiento.
1-3-2-Dos escaleras en relación con espacios de doble altura: sala de estar, en primer piso al frente y estar familiar en planta baja, sobre el contrafrente. Como acentos del vacío en el interior son orientadores de visuales y capaces de captar y distribuir la luz cenital.
1-3-3-Patios y terrazas como datos positivos del planteo funcional, aportan alternativas de escala que la densidad del programa tiende a neutralizar. El patio principal, desde la planta baja, nuclea los espacios principales del programa; se agranda en el segundo piso para captar la entrada directa de luz solar desde el Norte; El patio de servicio, con arranque en el primer piso y acceso directo al uso del ascensor, articula todos los locales auxiliares del proyecto.

2 ALGUNAS CONSTATACIONES A PROPOSITO DEL ENCARGO PROFESIONAL.
El equipo de dirección de obra se retiró de Serrano 2378 detalleantes de concluidas las terminaciones y el equipamiento. En su realidad física presente, la casa es producto detalle de remates de azoteade un contrapunto de ideas y de propósitos, dado en el tiempo de ejecución de la obra y acotado por el grado de entendimiento alcanzado entre el destinatario y el arquitecto. Estos términos, cuya incidencia sobre los alcances disciplinares tiende a ser vista como excéntrica a la esencia de los asuntos de Arquitectura, encierran, sin embargo, algunas claves para los problemas actuales de la construcción de la Ciudad.

DOS MUNDOS EN COMPETENCIA.
Los modos de cohabitación social y de producción del ambiente construido dan cuenta hoy en Buenos Aires de una realidad dual. Cabe aquí proponer la lectura de los componentes antagónicos del par y sus efectos de conjunto como parangón con las tensiones actuantes en el desarrollo de la obra de Serrano 2378.

En primer lugar, la tendencia a ocupar el espacio: multifacética, subconsciente -techar un "aire y luz" para ampliar un departamento; ocupar la vereda con edilicia virtual para extender la oferta de un establecimiento gastronómico o demoler la planta baja de un edificio para hacer locales y también, más indirectamente: cerrar un balcón; agregar una marquesina; bajar los techos; etc.- y que por su magnitud y dispersión constituye un fenómeno tan difícil de prever en sus alcances como fuerte e independiente es la actividad económica que promueve. Esta tendencia está relacionada con la oferta de productos y servicios especializados y cuando existe la voluntad de convocar a exponentes destacados en oficios tradicionales -como en los destinatarios de Serrano 2378-, su gravitación condiciona las definiciones de conjunto a riesgo de desplazar en la obra el foco de la acción desde los atributos genéricos del espacio arquitectónico a las particularidades de las técnicas de producción.
Es la ley de la agregación, fomentada por el polifacético mecanismo de transformación anónima de la ciudad y signada por la compartimentación del espacio; la acumulación, disipadora de verdaderas alternativas funcionales y las caóticas disparidades de bazar. Resuelta en electrónica, tratamiento artificial del aire y de la luz y artefactos del hogar, como innúmeras prótesis de la insuficiencia medioambiental.
detalle de fachada En segundo lugar, el mundo profesional: nutrido de las grandes corrientes del pensamiento tecnológico y arquitectural (Buenos Aires acredita experiencia directa en la materialización In Situ de los modelos contemporáneos del debate disciplinar) pero esclerosado hoy en dogmatismos de diferentes matices-"arquitectura de partido","arquitectura de ideas"-que dominan en forma excluyente los ámbitos académicos y las organizaciones profesionales metropolitanas.
Como programa, que en conjunto aparece más fiel al dogma del progreso que atento a las lentas amalgamas de la cultura, tiene un lugar de privilegio en la codificación normativa en vigencia -verdadera suma de hipótesis urbanísticas de las utopías sociales contemporáneas- pero llega al fin de siglo desorientado frente a la complejidad dinámica de la urbe.
Ante la declinación del Estado, antiguo promotor, se orienta al gran capital empresario en el ansia de modelos exitosos, a riesgo de vaciar la autoridad de sus postulados modernos haciendo de las excepciones, la regla.
detalle de fachada No existe un reconocimiento orgánico de esa dualidad en la autoridad comunal ni en las instituciones que nuclean a los profesionales del sector. Sobre el damero de la ciudad, acuciada por mil demandas y emergencias de la crisis, las dos posiciones dirimen día a día las luces del acuerdo cultural expresado en la materialidad histórica del tejido urbano. Con todo y las inflexiones que la inteligencia moderna ha sabido reivindicar. Está en marcha la desvirtuación, no solo de los frutos de la conciencia cívica en el campo de la edilicia ciudadana -que supo producir en Buenos Aires auténtica arquitectura de la ciudad - sino también la efectiva plusvalía que la renta pública y privada esperan de la locación ciudadana de emprendimientos económicos en todas las escalas: en la degradación de la vida urbana van en juego los intereses de la comunidad como conjunto.

Serrano 2378 fué una oportunidad para acercar posiciones y explorar soluciones combinadas: admitiendo diversidad de técnicas y de oficios pero subordinándolos a la relación entre espacio y estructura y haciendo prevalecer los valores de proporción y de escala frente a la diversidad de materiales y de objetos; las variaciones rítmicas de visuales y fuentes de iluminación natural frente a la saturación del espacio en la multiplicidad de usos; reproponiendo soluciones tipológicas -acceso principal/vestíbulo/accesos vehiculares/patio; circulación descubierta/áreas de servicio o frente/contrafrente/azotea- y asumiendo las fuertes limitaciones de implantación sin nostalgia de la tabula rasa.
Tomando parte resueltamente en la rueda de opiniones que, acerca de la finalidad de pertenecer a la ciudad, está expresada en la rara y potente mezcla de los edificios circundantes.


Pablo Beitía / Buenos Aires / Noviembre de 1995

PLANTAS

Planta
Baja
Planta
Primer Nivel
Planta
Segundo Nivel
Planta
Terraza
Planta
de techos
Detalle
de fachada


 
Una producción de ARQUITECTURA EN LINEA © 2014