ARQUITECTURA
LATINOAMERICANA
OBRAS
ESTATAL

Palacio de Justicia II
Córdoba - Prov.de Córdoba - Argentina
 
Gramática, Guerrero, Morini, Pisani, Urtubey, arqs.



Ficha Técnica

Arquitectos:
Gramática, Guerrero, Morini, Pisani, Urtubey.(GGMPU)
 
Equipo de Proyecto y Dirección Técnica:
GGMPU, arqs.S.R.L.
 
Construcción:
Ramos S.A. // Delta S.A. // Copsa, U.T.E.
 
Comitente:
Tribunal Superior de Justicia de la Provincia de Córdoba
 
Ubicación:
Artigas y Fructuoso Rivera - Córdoba - Prov.de Córdoba - Argentina
 
Año de proyecto :1992
 
Año de Construcción:
1993/1998
 
Año de Inauguración de la obra:
1998
 
Superficie del terreno:
25.000m2
 
Superficie de obra:
47.000m2

 

Origen de la obra

A principios de los años noventa, los arquitectos Rosina Gramática, Juan Carlos Guerrero, Jorge Morini, José Pisani y Eduardo Urtubey (Ggmpu), obtuvieron el primer premio en el concurso convocado para la realización del proyecto y la dirección técnica del nuevo edificio de la Justicia cordobesa, el Palacio de Trìbunales II.
Inaugurado parcialmente en abril último, el edificio fue diseñado para ser construido en tres etapas.
La ubícación del predio elegido, por demás comprometida con la ciudad, fue un certero punto de partida que el team supo aprovechar para resolver el proyecto final.
Se trata de un terreno de fuerte pendiente, emplazado en una zona donde la topografía es irregular, a menos de tres cuadras de la intersección de la pintoresca cañada con la calle Fructuoso Rivera y a unos pasos del Observatorio Nacional.
El estudio, autor entre otras grandes obras del Nuevo Centro Shopping y el Hotel Sheraton de Córdoba (únicos ejemplos argentinos presentes en el catálogo de Presente y Futuro, la publicación concebida en el marco del Congreso de la Unìón Internacional de Arquitectos, en Barcelona 1996)

El Lugar de la Justicia

Conviene aclarar que el antiguo Palacio de Justicia de Córdoba fue realizado por Salvador Godoy en la década del treinta y, tanto por su arquitectura de líneas neoclásicas como por el significado que los habitantes de la ciudad otorgan a la legislación, el edifício ocupa un lugar de privilegio en la memoria colectiva de la ciudad. Aunque ostenta un lenguaje tangente al monumentalismo, la escala que posee y la ubicación, a pasos del centro, lo convierten en una construcción grácìl para el caminante y en extremo funcional para los legisladores.
La pregunta que se hicieron los proyectistas fue : Cómo proyectar un edificio de cuatro plantas en un terreno de gran pendiente? (Las bases del Concurso aclaraban que no se podían superar las cuatro plantas para asimilar la altura del nuevo edificio con el Palacio de Justicia existente).
Las opciones eran rellenar o mover grandes cantidades de tierra para nivelar de manera uniforme. La decisión fue agarrarse con fuerza de la topografía existente y construir cuatro plantas en el nivel más alto del predio y cuatro en el nivel más bajo, conectadas por un gran hall que funciona como salón de los pasos perdidos.
Cuando se defínió la implantación, los terrenos linderos pertenecían a la Municipalidad, razón por la cual se creyó que se podían aprovechar para crear una plaza pública. Luego fueron vendidos y ahora están en proceso de expropiación. Es importante que, finalmente, la plaza se construya, ya que, además de crear un marco que refuerce la presencia del edificio, serviría para localizar los estacionamientos que no fueron previstos en el programa de necesidades.
El predio en cuestión perteneció originalmente al patrimonio de Obras Sanitarias, así que los proyectistas utilizaron una cisterna existente para alojar el archivo del nuevo palacio. Como el techo de la cisterna es plano, se pudo hacer una playa de estacionamiento exclusiva para jueces y camaristas.

Usuarios sin conflicto

Desde el punto de vista del funcionamiento del edificio se trabajó con la intención de evitar todo posible conflicto entre los tres actores principales que utilizan el conjunto: los magistrados, fiscales y camaristas y sus empleados, el público, en su mayoría compuesto por los abogados y los familiares, y los presos, que en realidad son personas que están siendo juzgadas pero, hasta la emisión de la sentencia, no son culpables.
Para la resolución del pasaje de los presos se empleó un sistema de puentes y túneles que nacen en la alcaldía, en el nivel cero del terreno, y se comunican con los juzgados por medio de núcleos de circulación vertical estratégicamente dispuestos.
Se pensó en la preservación de los derechos humanos del individuo, y por eso y pensando que no debe haber cosa más traumática, especialmente para alguien que no es culpable, que transitar por los pasillos de los tribunales esposado mientras las cámaras toman fotografías.
El respeto por la intimidad de las personas también se verifica en la circulación independiente diseñada para los jueces y camaristas.
El público, en cambio, se mueve normalmente por las circulaciones previstas en el edificio. El planteo tiene una doble lectura en lo que al significado se refiere. Una, presente en el orden del gran pórtico de acceso, exalta la majestad de la Justicia, la otra es la elaboración de la escala menor y ciertos recorridos peatonales que quedarán establecidos una vez finalizado el edifício. Se trato de evitar una resolución monumental, creando una construcción similar a un mausoleo, para que el conjunto se integre normalmente a la ciudad como cualquier otro edificio de ofícinas.

El ágora

Desde la composición, el proyecto es el resultado de la conjugación de dos ejes. Uno, ya construido, es perpendicular y atraviesa el gran hall de entrada de alrededor de 2000 metros cuadrados.
El otro, que será visible una vez finalizado el edificio, discurre paralelo al hall. Sobre éste último se organizarán las terrazas de los pabellones con una gran diversidad de funciones públicas. Se prevé la creación de un anfiteatro, habrá un laberinto y espacios de recreación al aire libre.
Hoy en día, el edificio se presenta macrocefálico. El hall, que parece gigantesco, cobrará verdadero sentido cuando se levanten los edificios en la parte baja del terreno. Entonces, el eje doméstico permitirá la extensión del salón de los pasos perdidos en el verde de las terrazas.
Mientras tanto, el manejo de los elementos arquitectónicos en el hall o salón de los pasos perdidos, agudiza tensiones con espacios que se estrangulan y las libera en las fugas que provocan las escultóricas escalinatas. La sensación de verticalidad que propone el pórtico de acceso adquiere, paulatinamente, otra proporción en el desarrollo.
El techo del hall es una losa con forma de sección de cono con un vértice que apunta a la calle e incita al ingreso.
Una sucesión de pórticos menores realza la fachada y dota al edificio de una imagen rítmica y definida.

IMÁGENES


Planimetría general del conjunto
Planimetría general del conjunto
Hall Principal
Hall Principal
Foto aérea del Conjunto
Foto aérea del Conjunto
Detalle del acceso
Detalle del acceso

 
Fuente: Revista de Arquitectura SCA (nro 193) // Suplemento de Arquitectura "La Nación"
Una producción de ARQUITECTURA EN LINEA © 1999