ARQUITECTURA
LATINOAMERICANA
OBRAS
COMERCIAL

NUTS BAR & RESTAURANT
Buenos Aires / Argentina

Jorge y Marinés González Ramírez, Arquitectos

NUTS BAR & RESTAURANT
Ficha Técnica

Obra: Nuts Bar & Restaurant
Ubicación: Soldado de la Independencia 1417, Buenos Aires
Comitente: Drinks & Nuts SRL
Proyecto, dirección y ambientación interior: Jorge y Marinés Gonzáelz Ramírez, Arquitectos
Diseño gráfico: Sebastián LLanos
Empresa constructora: Urbatec Construcciones y Servicios SRL


Memoria descriptiva
La idea que generó el emprendimiento hoy materializado era encontrar una casa vieja en el barrio de Belgrano para transformarla en un bar y restaurant de primer nivel.

Surgió así como la más conveniente una sólida casa de factura inglesa construida en 1928, que está ubicada en Soldado de la Independencia 1417, cuyas características -de acuerdo con la opinión de los diseñadores que también participaron en esta etapa- eran justamente las necesarias como para que el nuevo bar y restaurant pudiera funcionar de acuerdo con los exigentes requerimientos del cliente.

La vieja casa constaba de una planta baja con garaje, living, comedor, cocina y una galería que lindaba a un patio de fondo; en el primer piso, al que se llegaba por una cómoda escalera de mármol, se localizaban los dormitoios y baños, mientras que el segundo piso estaba destinado a los servicios que ventilaban a una gran terraza, hoy flanqueada entre dos edificios altos.

Una vez elegida la casa, se fijaron entonces los lineamientos de Nuts, nombre con el que se denominó el nuevo bar y restaurant.
Primeramente, el sector del bar debía estar preparado para ofrecer variados tragos y bebidas a través de una gran barra.
El restaurant, dadas las carácterísticas de la casa, contaría con dos salones independientes, uno en planta baja y otro en el primer piso, los cuales prioritariamente debían resultar ámbitos íntimos y cómodos.

En general, Nuts tenía como objetivo ofrecer un servicio de excelencia a través del diseño, la atención al público y la cocina.

EL PROYECTO

La intención principal de los diseñadores fue restaurar cuidadosamente la casa y adecuarla, con avanzados criterios, al nuevo bar y restaurant.
Todo ello se logró sin que se notaran grandes cambios, salvo las modificaciones de los baños originales que se adaptaron a los nuevos requerimientos del público, las cocinas que requerían una transformación apta para la exigencia del nuevo emprendimiento gastronómico y el bar que se ambientó en el sector que originalmente era una galería de servicio.
La fachada se restauró siguiendo el modelo original, de manera que la única modificación fueron las ventanas de la planta baja que, manteniendo la ornamentación que las enmarcaba, se ampliaron para permitir una visualización del interior desde el barrio.

Del interior de la casona se restauraron los elementos preponderantes como las robustas carpinterías de cedro con vidrio repartido, las molduras trabajadas en paredes y cielorrasos, la escalera principal con escalones de mármol Napoleón y baranda de hierro y madera moldurada, los pisos de mosaicos en los halls y de roble de Eslavonia en los salones principales.
La organización funcional que resultó del proyecto consiste en dos áreas claramente diferenciadas, esto es, el bar y el restaurante.
La barra se identifica desde que se traspasa la puerta de entrada por una contrastante ilumina-ción que permite visualizar sutilmente su curvatura y la solidez del granito verde San Francisco, que se funde en el espacio a través de su estrecha relación con el piso de mosaico verde alpe y Napoleón, combinado con unas estilizadas y modernas banquetas de aluminio y madera.
El bar, que se encuentra una vez recorrida la larga barra, es un particular salón en el cual el público encuentra distintas variantes de asientos que pueden ser banquetas iguales a las de la barra en otro informal mostrador de granito, cómodos butacones de PVC negro y pouffs tapizados en verde y amarillo alrededor de "mesas de copas" con tapa de granito verde y sillones chaise longue del mismo color de los pouffs.
Todo este equipamiento queda enmarcado en el tono tomate que irradia de las paredes y que trepa por una escalera de mármol de Carrara que conduce a un hall de comunicación a los baños del primer piso.
La iluminación, que termina por definir el carácter del bar, se proyecta en las paredes dibujando variadas figuras y les añade una ténue pero cálida textura.
La ambientación de los dos salones del restaurante, se logró a través de una combinación de los elementos propios de la casa restaurada con los criterios contemporáneos del equipamiento.
El marco color durazno que imponen las paredes, las sillas negras de líneas simples haciendo juego con los manteles del mismo color y los sillones fijos tapizados en madrás de la India ver-de seco que combinan su color con las cortinas de gasa, bajo una escenográfica pero ténue ilu-minación, conforman la parte de la ambientación incorporada por los diseñadores.

Los dos salones del restaurante se vinculan a través de un hall en cada nivel, que se unen entre sí por la escalera principal, la cual por sus generosas dimensiones permite que ambos espacios se fundan en uno de doble altura.
El hall de la planta baja intercomunica el bar, el restaurant, la cocina y el sector de degustación de vino en copas ubicado bajo la escalera.
Mientras tanto, al subir la escalera, a manera de anticipo de la parte superior de la doble altura, se percibe una gran pantalla de video que puede también apreciarse desde un living con un sofá, una mesa trapezoidal de granito negro y tres pouff, generado naturalmente en un rincón del hall como complemento tanto del bar como del restaurant.
Las paredes del espacio formado por la escalera y los halls son de color salmón, que sirve de transición entre el rojo fuerte del bar y el duranzno de los salones del restaurant.

En cuanto a las áreas de servicio, se destinó una importante superficie para la cocina que en planta baja alberga el sector de preparación, cocción y lavado, mientras que en el primer piso se ubica el área de preparación y cocción de dulces y la despensa.
El vestuario y baño del personal se ubicaron en el sector existente del segundo piso, mientras que el depósito general y el taller de mantenimiento fueron motivo de una ampliación de la superficie de ese nivel.
Por su parte, los baños destinados al público, si bien consevaron la envolvente existente de locales que originalmente eran habitaciones de la casa, se ambientaron a través de una combinación de cerámicas, guardas y generosos espejos con las puertas de cedro existentes.
Como una de las condiciones era mantener intactos los pisos, paredes y cielorrasos interiores, fue dificultoso atravesar la casa con caños, cables, rejillas y conductos para llevar tecnología a cada local. Por este motivo, el aire acondicionado se resolvió mediante equipos split en cada ambiente y con criterios similares se renovaron las instalaciones de electricidad y se suministraron elementos necesarios para que la casa de principios del suiglo XX se adaptara a la tecnologias de última generacion en audio, video, comunicaciones, seguridad y sistemas informáticos.

En general, Nuts Bar & Restaurant se diseñó con una gama de colores, luces y texturas que conllevan a lograr una amalgama de matices armónicos dándole al espacio una atmósfera peculiar. Todo ello conforma un ambiente que, rescatando formas tipológicas del pasado, las reinterpreta con un sentido de actualidad donde la imagen resultante constituye un factor esencial.


LOS PROYECTISTAS
Jorge y Marinés González Ramírez, matrimonio de arquitectos con 25 años de ininterrumpida labor profesional, actualmente son reconocidos en los ámbitos académicos, universitarios y empresarios por su continuado accionar tanto en el campo profesional como en el campo de la construcción.

Su trayectoria destaca numerosas obras en la ciudad de Buenos Aires y en el interior del país, para las cuales utilizaron constantemente los más modernos métodos de proyecto y cons-tructivos disponibles en el mercado.

Han intervenido en el proyecto y la construcción de viviendas, colegios, establecimientos industriales y comerciales, ya sea mediante la materialización de obras nuevas como así también remodelaciones, diseño interior y equipamiento.

En 1994 proyectaron un local de Pan con Manteca Patisserie en la ciudad de Buenos Aires y a partir de ahí desarrollaron para esa cadena gastronómica la arquitectura de imagen corporativa.

Esta especialización los emparentó aún más con el desarrollo de proyectos basados en la integración de la arquitectura a través de la obra y los detalles de la ambientación interior aplicados a la imagen corporativa.


 
Fuente: Estudio González Ramírez/2001
Una producción de ARQUITECTURA EN LINEA © 2014