ARQUITECTURA
CULTURA

Jordi Garcés, arq.
Barcelona, España.


                     
    MUSEO PICASSO (Barcelona)
                     
   


AMPLIACIÓN Y REFORMA DEL MUSEO PICASSO.
CALLE MONTCADA Nº 15-17-19-21-23.
BARCELONA. 1999.
JORDI GARCÉS,
Arquitecto.

  Memoria Descriptiva

Desde su fundación, el Museo Picasso de Barcelona ha tenido su sede en la calle Montcada, uno de los mejores conjuntos de la arquitectura gótica civil del barrio de la Ribera y, por extensión, de toda la ciudad.
A lo largo de sus fachadas, se alinea una serie de palacios, cuya estructura gótica primitiva se ha visto alterada por importantes transformaciones a lo largo de los siglos XVIII y XIX. El museo existente comprendía las fincas números 15, 17 y 19 de la calle Montcada y era el resultado de las sucesivas ampliaciones y adecuaciones realizadas desde los años sesenta. La ampliación y reforma llevada a cabo en la actualidad supone la incorporación a la institución museística de una zona de la planta baja del número 19, no disponible hasta ahora, y de la totalidad de los edificios números 21 y 23 de la misma calle -conocidos como edificios Mauri y Finestres, respectivamente- en dirección hacia el mar, en un recorrido que concluye en el conjunto absidial de Santa María del Mar. Con esta propuesta de reforma y ampliación, la institución picassiana pasa de la superficie actual de aproximadamente siete mil metros cuadrados a un total que supera los once mil.
El conjunto constituido por las fincas números 21 y 23 se destina en sus tres plantas a exposiciones temporales, lo que facilitará en un futuro reorganizar con comodidad, en los tres edificios restantes, los tres sectores clásicos de un museo: servicios externos en planta baja, exposición permanente en el primer piso y servicios internos en el nivel superior. Una planta tercera, que ocupa parte de la proyección vertical de los pisos inferiores, alojará las instalaciones técnicas y los servicios de mantenimiento comunes a la totalidad del conjunto, de forma que la planta baja será de libre acceso para el público en la totalidad de los cinco palacios.
El conjunto de la intervención, tanto en las etapas realizadas hasta la actualidad como en las pendientes de ejecución, se apoya en el consolidado corredor longitudinal -paralelo a la traza de la calle Montcada y perpendicular al recorrido de ingreso a las diversas edificaciones- que actúa como eje vertebrador de todas las plantas, en el conjunto de las cinco casas que, a partir de ahora, integran la sede del Museo Picasso.

En la superficie que se incorpora a nivel de planta baja, correspondiente a la finca número 19, se instalan, de manera más holgada, la sala de conferencias y la cafetería del museo, con un amplio contacto con el jardín, que se desarrolla en la parte posterior del inmueble. El traslado de la cafetería, desde su primitivo emplazamiento en el edificio número 17, libera el espacio necesario para poder trazar la vía de acceso al jardín posterior y a la sala de actos, en una disposición transversal respecto al eje longitudinal ya establecido y reforzar, de este modo, el carácter público de la planta baja, gracias a la creación de dos ejes perpendiculares de circulación, que pretenden convertir en gesto de alcance urbanístico lo que podría ser, en su origen, una simple transformación interior.
El museo se presenta al espacio público posterior compuesto por el jardín privado y la plaza colindante, con algunas fachadas de nueva construcción, convirtiéndose el conjunto en una pieza de gran importancia para la renovación de la vida urbana del fragmento de ciudad en el que se inserta.
En la fachada correspondiente a la calle Montcada, las transformaciones introducidas en los balcones existentes, mediante operaciones de clausura parcial -justificadas por el uso museístico al que se destinan los espacios interiores ya que, de esta manera, puede incrementarse la superficie de pared para exhibición-, conceden ciertos signos de contemporaneidad a la composición tradicional de las fachadas existentes. La nueva fachada posterior se alinea con la profundidad más reducida de las actuales, la correspondiente al número 23, incrementando, de esta manera, la superficie ajardinada posterior. La conexión real de uso con el sector permanente del museo se realiza a voluntad en cada planta. El nuevo conjunto, constituido por las fincas de los números 21 y 23, se dota de espacios complementarios de servicios, como sanitarios, taquillas, almacenes y un ascensor-montacargas.
Como ya se ha mencionado con anterioridad con relación a la intervención en la fachada de la calle Montcada, en la totalidad de los espacios objeto de esta ampliación y reforma se ha iniciado una labor de cerramiento interior de aberturas, que facilite el incremento razonable de los paramentos interiores para el uso expositivo, conservando las suficientes superficies de contacto entre interior y exterior. Esta propuesta permite, al mismo tiempo, una matización ligera y enriquecedora de la composición de las fachadas existentes, al conservarse la presencia de los huecos originales en la organización de estas fachadas, dado que aquella clausura parcial se realiza con un material de madera cuidadosamente seleccionado y dispuesto en el mismo plano de la carpintería.

Los materiales.

En lo relativo a los recursos constructivos y de acabado permanece el criterio de la planta baja actual, de utilizar materiales originales en su apariencia original, en los muros verticales y en pavimentos, concebidos como verdaderas alfombras pétreas. Los corredores se pavimentan con los mismos bloques de piedra que los existentes en la calle Montcada.
En la suma de las casas números 21 y 23, se conserva la fachada a la calle Montcada, el actual patio del 23, renovado y compuesto con piedra y estuco, que seguirá representando el importante papel de los patios como ingrediente fundamental de la estructura tipológica de estos edificios y el conjunto de muros y arcos existentes en planta baja. En la planta primera del número 23, se mantiene y repara el espléndido techo antiguo decorado. Todos estos elementos se integran en un nuevo esquema vertebrador, en la misma línea determinada en las actuaciones llevadas a cabo en los números 15, 17 y 19. Se prolonga como espacio público el corredor longitudinal, que se duplica en un lado con la nueva escalera de comunicación entre todas las plantas; a ambos lados, se disponen todas las salas de exposición temporal, con una clara relación de origen y final desde aquel espacio público de desarrollo lineal.
Respecto a los materiales previstos, se mantiene el propósito inicial de distinguir, aunque conjugándolos, lo viejo de los nuevo, y se propone la utilización del hormigón visto en la construcción de los nuevos muros, incluida la fachada posterior. En planta baja, el visitante encuentra la piedra y el hormigón visto de la nueva estructura; en las plantas superiores, salas blancas, enyesadas y pintadas, pavimentos de tiras de mármol blanco y estructura vista de hormigón en las zonas de comunicación; en los espacios de exposición, falsos techos de yeso blanco que alojan todos los servicios tecnológicos, como climatización, iluminación, prevención de incendios y megafonía.

J. Garcés / 2000


 

      Museo Picasso/ Planta Baja

Museo Picasso/ Sección
Museo Picasso/ Estudio fachada posterior
Museo Picasso/ Alzado calle Montcada (propuesta inicial no realizada)
Museo Picasso/ Alzado calle Montcada (propuesta realizada)
Museo Picasso/ Maqueta
Museo Picasso/ Maqueta
Museo Picasso/ Fachada posterior estado inicial
Museo Picasso/ Patio
Museo Picasso/ Patio
Museo Picasso/ Calle interior transversal
Museo Picasso/ Calle interior longitudinal paralela a calle Montcada
Museo Picasso/ Planta baja con sus arcos antiguos y escalera nueva
Museo Picasso/ Detalle estructura hormigón visto
Museo Picasso/ Sala tipo
Museo Picasso/ Transformación fachada. Balcón en planta primera
Museo Picasso/ Transformación fachada. Abertura en planta baja
                     

VOLVER >

Otra producción de ARQUITECTURA EN LINEA © 2011

Fuente: Arq. Jordi Garcés